x 
Carro - 0,00 €

  • Carro vacío

BUSCAR PRODUCTOS

Candidiasis

Pocos temas son tan relevantes y están tan en auge en nuestros tiempos como éste sobre la candidiasis. En el centro del interés se encuentra un hongo patógeno, la Candida albicans, así como sus variantes, como por ejemplo la Candida glabrata. Mientras, sobre todo, representantes de la denominada medicina académica catalogan la presencia de este hongo como inofensiva, los terapeutas “alternativos” valoran la verificación de Candida como un indicio obligatoriamente patógeno y que merece tratamiento.

Los microbiólogos distinguen entre diferentes tipos de hongos: algunos son obligatoriamente patógenos, otros son inofensivos, o incluso útiles.

 Comprende a los microscópicos habitantes de nuestro intestino que conviven a diario con nosotros en perfecta simbiosis y armonía. Es cuando esta armonía se rompe, cuando asistimos a la patogenicidad de ciertas colonias de microorganismos que serán responsables de producir variadas enfermedades.

De entre estos patógenos se destaca el hongo  cándida que, en circunstancias normales es una levadura  no patógena, que tras producirse el des-balance, muta a hongo formando colonias, micelios y finalmente biofilms, muy difíciles de erradicar en todo lo largo del tubo digestivo y aún a distancia, a través de sus micelios y toxinas.

Por tal motivo, no debería tratarse una infección por hongos solo localmente, debe realizarse un enfoque sistémico y agresivo de larga duración. En numerosas personas, pueden constatarse un escaso número de hongos cándida como brotes inofensivos, denominados brotes de llegada. Con buena salud, no es preciso un tratamiento.

Para entender mejor su mecanismo de acción vamos a tratar de conocer mejor este desconocido y fascinante  mundo de hongos y levaduras.

¿Qué son las levaduras?

El término levadura etimológicamente significa “organismo unicelular que se reproduce por brotación” o por “yemación”. Sin embargo hay hongos que son organismos pluricelulares más complejos que en ciertas circunstancias pueden existir en forma unicelular ( dimorfismo), como es el caso de la candida.

La levaduras son heterótrofas, que viven a expensas de otros seres vivos (levaduras parásitas) o sobre materia orgánica muerta (levaduras saprófitas). Están ampliamente distribuidas en la naturaleza; se las encuentra en las frutas, granos, miel y otros alimentos que contienen azúcar, en el suelo, aire, mar, piel y mucosa de mamíferos.

Muchas de ellas son útiles para el hombre, como las que se emplean en la producción de cerveza, vino y pan; otras son perjudiciales ya que descomponen alimentos, deterioran fibras textiles o causan enfermedades en las plantas, los animales y el hombre.

 Existen más de 600 especies conocidas de levaduras, distribuidas en 60 géneros taxonómicos, de las cuales solo unas pocas especies son capaces de producir enfermedades en humanos y animales. Dentro de ellas, las más aisladas como agentes causales de infecciones en el hombre son:   

  • Candida albicans y otras especies del género (se han descrito más de 190 especies): Candida parapsilosis, Candida tropicalis, Candida glabrata, Candida krusei, Candida dubliniensis, etc. Þ CANDIDIASIS.
  • Cryptoccocus neoformans Þ CRIPTOCOCOSIS
  • Especies de Malassezia Þ PITIRIASIS, DERMATITIS, FOLICULITIS, etc.
  • Especies de Trichosporon Þ TRICHOSPORONOSIS
  • Geotrichum candidumÞ GEOTRICOSIS

noticia1 1

Cultivo de C. albicans en placa de Petri

noticia1 2

Vista microscópica de C. albicans en microsopio de barrido.

La patogenicidad de los hongos depende de determinados factores de virulencia. Así, ha podido mostrarse que algunos tipos de Candida albicans son no patógenos. Como signo típico de virulencia, se encuentra la adhesividad, con lo que los tipos de candidapueden resultar adherentes sobre todos los epitelios. Un aumento importante en el consumo de calcio y galactosa conduce a una adhesividad demasiado grande. Tiene un efecto reductor, entre otros, una inducción de deshidrogenasas alcohólicas. Así pues, la copa vespertina de vino tinto sería beneficiosa en este contexto.

        HONGOS POSIBLES DE ENCONTRAR EN EL INTESTINO:

noticia1 3

 

Basta un leve debilitamiento del resto de la microbioma, por tanto, para que  esta levadura mute a su forma patógena.

Las levaduras del género Candida existen en la naturaleza, en el suelo y agua dulce, en vegetales, frutas, exudado de árboles, granos y en general toda sustancia rica en hidratos de carbono simples. Además, son habitantes habituales del aparato digestivo, respiratorio y regiones mucocutáneas del hombre y animales domésticos. El sistema gastrointestinal humano tiene una población pequeña pero constante de C. albicans. En el adulto, dos factores regulan el número de levaduras en el intestino:

1-    otros miembros de la flora intestinal que ejercen un control sobre la densidad de población de las levaduras (principalmente lactobacilos y bacterias anaerobias) a través de factores antimicrobianos, inhibidores de la adherencia, potenciales de óxido-reducción y competencia por los nutrientes disponibles y

2-    la dieta, ya que la ingestión excesiva de frutas frescas, dulces u otros materiales fermentables darán lugar a un aumento considerable en el número de levaduras intestinales, particularmente de C. albicans.

 Además de C. albicans otras especies que pueden colonizar la mucosa oral y del tracto gastrointestinal humano como, C. glabrata, C. parapsilosis, C. tropicalis, C. dubliniensis, C. krusei. La piel normal también puede presentar flora de levaduras residentes, que incluye C. parapsilosis, C. guillermondii, C. krusei. Otras especies como C. albicans y C. tropicalis no se encuentran con regularidad en la piel normal, salvo en la región ano-genital y alrededor de la boca. En la mucosa vaginal normal se puede aislar C. albicans y, con menor frecuencia, C. glabrata, C. tropicalis C. parapsilosis y C. krusei.

Vías de infección

Por lo mencionado anteriormente, la mayor parte de las infecciones son de origen endógeno a  partir de los reservorios mucocutáneos, aunque también pueden ser exógenas, por ejemplo en los hospitales, donde las levaduras pueden ser transmitidas a lactantes a partir de mamaderas mal esterilizadas, o a pacientes transplantados o inmunosuprimidos a partir de materiales quirúrgicos, equipos de diálisis o endoscopios mal decontaminados o por la existencia de onixis (infecciones en uñas) del personal en unidades de cuidados intensivos.

Factores predisponentes

 El delicado balance o equilibrio que existe entre comensal (levaduras) y hospedero podría romperse y dar lugar al parasitismo o desarrollo de una infección oportunista.

 Los factores desencadenantes de la enfermedad son generalmente modificaciones en los mecanismos de defensa del huésped, los cuales, secundariamente, inducen transformaciones en el comportamiento del hongo. Las manifestaciones clínicas y la severidad de la infección están en relación con la naturaleza y el grado de compromiso de las defensas normales del huésped.

 Las causas predisponentes se pueden agrupar en:

 1.-Locales: maceración, contacto con agua, mala higiene.

2.-Fisiológicas: recién nacidos, vejez (edades extremas), embarazo.

3.-Endocrinas: diabetes, hipotiroidismo.

4.-DISBIOSIS INTESTINAL (alteración de la flora normal) : por uso de antibióticos (ATB), corticoides, anticonceptivos orales, antiinflamatorios o por dietas inadecuadas.

5.-Enfermedades hematológicas: linfomas, leucemias, anemia aplásica, agranulocitosis, neutropenia, hipo y agamaglobulinemia.

6.-Iatrogénicas:, alimentación parenteral, diálisis reiteradas, transplantes, cirugía abdominal, sondas, catéteres.

7.-Otros: neoplasias, infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH), quemaduras graves y extensas, drogadicción, tuberculosis y otras enfermedades infecciosas, hipoclorhidria  gástrica.

 En general, la candidiasis cutáneo–mucosa es frecuente en pacientes con deficiencias en las células T, tal como ocurre en los pacientes con SIDA, en pacientes diabéticos y con otras endocrinopatías. La infección más seria, la candidiasis profunda y/o diseminada, que compromete la vida del paciente, se desarrolla en individuos inmunocomprometidos.

La neutropenia es una de las principales causas de candidiasis sistémica; los pacientes sometidos a transplantes de órganos, con tumores sólidos ó con enfermedades malignas de la sangre, tienen alto riesgo de sufrir candidiasis diseminada.

 Factores de patogenicidad

 El potencial patogénico de las levaduras varía considerablemente. Éstas no son un componente pasivo del proceso infeccioso, sino que poseen una serie de factores de virulencia. No existe un único factor que pueda ser considerado por sí solo como responsable de la patogenicidad de C. albicans, sino que se ha propuesto una combinación de diferentes factores que contribuyen a una o más etapas de la infección. Los principales son:

1-    capacidad de adherencia a diferentes superficies,

2- producción de enzimas extracelulares (proteinasas y fosfolipasas),

3- producción de hifas y pseudohifas,

4- “switching” o variabilidad fenotípica y antigénica.

 Formas clínicas de candidiasis:

 1.-Cutánea: Grandes y pequeños pliegues

Uñas: Onixis blastomicética

Granuloma candidiásico

 2-    Mucocutánea: 2.1.- Aguda:

 Mucosa oral: muguet, glositis, queilitis

  Mucosa genital: vaginitis y balanitis

  Mucosa digestiva: esofagitis, gastritis, enteritis y lesiones           perianales.

   Mucosa bronquial

       2.2.-Candidiasis mucocutánea crónica

3.-Candidiasis invasiva:

4.- Alérgica

 Analizaremos más detalladamente algunas  de estas condiciones:

1.Cutánea

    1.1.-Candidiasis de los pliegues: cualquier pliegue del cuerpo puede ser atacado. No respetan ni edad, ni sexo, aunque en el adulto es más frecuente en la mujer. Una de las causas predisponentes más frecuentes de esta afección es la diabetes (modifica el estado bioquímico de la piel, produce aumento del glucógeno y de la acidez). Otros factores que favorecen esta afección son el calor, la humedad y la maceración de la piel (es muy común en las personas obesas cuyos pliegues tienen mayor superficie de contacto y en estos pacientes aparecen otros pliegues como el suprapúbico que no existen en personas delgadas). En los lactantes, la región perianogenital, de epidermis frágil y delicada, irritada por las deyecciones o por el uso de los pañales, es una zona muy atacada por las levaduras.

noticia1 4

noticia1 5

1.1.1.-Candidiasis de los grandes pliegues (axilar, interglúteo, inguinal, submamario, suprapúbico): la lesión inicial se caracteriza por la presencia de una o varias vesículas superficiales, que se rompen y dejan al descubierto un fondo rojo erosionado que no sangra. Cuando se abre el pliegue, se observa un fondo más o menos extendido rojo brillante y húmedo; en el fondo se encuentra una grieta que puede estar cubierta por un magma blanquecino de piel macerada. Los pacientes pueden sentir un prurito más o menos acentuado y sensación de ardor o quemazón. Si se raspa la lesión con una hoja de bisturí o canto de un portaobjetos, se recoge unas especies de viruta húmeda y pastosa.

noticia1 6

1.1.2.-Candidiasis de los pequeños pliegues o intertrigos blastomicéticos (interdigital, retroauriculares): estas lesiones se extienden en forma de arco gótico entre las dos caras laterales de los dedos que están en contacto y cuyos bordes están rodeados por colgajos de piel macerada, húmeda y blanquecina. En los pies pueden ser atacados todos los espacios pero el 4º espacio es el más frecuentemente atacado.

1.2.-Onicomicosis candidiásica (Onixis blastomicética): Es común en la mujer adulta por dedicarse a los quehaceres domésticos (mantienen sus manos mojadas o húmedas gran parte del día) y el contacto con detergentes y sustancias abrasivas favorecen aún más la maceración. En los hombres está relacionado con ciertas profesiones (pasteleros, cocineros, carniceros, lavacopas, etc.). La infección comienza generalmente por el pliegue periungueal, que se inflama y enrojece y pueden producir dolor. Cuando la levadura invade la uña, la placa ungueal cambia de color, se vuelve parduzca, engrosada, endurecida y se forman estrías o surcos. La uña no se hace friable como en el caso de la onixis producida por dermatofitos. En los casos crónicos no tratados, el tejido de la uña puede ser destruido.

noticia1 7

 2-Mucocutáneas:

 2.1.-Mucosa oral

 2.1.1.-Muguet. Es la más común de las afecciones orales, se la conoce también como afta. Es común en los bebés hasta los 3 meses de edad (falta de factor candidostático del suero, acidez de la mucosa de los bebés, etc.); en el adulto es más rara, su aparición se ve favorecida en los ancianos por el uso de prótesis, el reposo relativo de la boca y la reducción de la secreción salival y en pacientes con tratamientos con antibióticos, quimioterápicos, rayos, HIV+, etc. La lesión se puede presentar con la mucosa roja y brillante (forma eritematosa), o pueden aparecen lesiones como placas blanquecinas que pueden confluir formando verdaderas membranas, muy adherentes como engastadas en el epitelio (forma pseudomembranosa aguda o crónica). La glositis por Candida se presenta como una lengua muy aumentada de volumen y con surcos y grietas transversales. La queilitis (es rara) es la inflamación de los labios que se presentan cubiertos por gruesas escamas y grietas. Más común es la queilitis angular o boqueras.

 noticia1 8

2.2.-Mucosa genital

2.2.1.-Vulvovaginitis por Candida: es más frecuente en la mujer con diabetes, en la mujer embarazada o en pacientes tratadas con ATB o anticonceptivos orales. La infección se caracteriza por la presencia de secreción espesa y grumosa, de aspecto lechoso, blanca o blanco-amarillenta (con aspecto de leche cortada) y placas pseudomembranosas de color blanco grisáceo, que se encuentran en la mucosa vaginal. Toda la zona genital está muy inflamada y por lo general, el prurito es muy intenso. Se pueden presentar como episodio aislado o como episodios recurrentes. 5-10% de mujeres sufren episodios recurrentes de vulvovaginitis. Se define como Candidiasis vulvovaginal (CVV) recurrente, cuando se producen 3 o más episodios de CVV en un año. Las pacientes responden adecuadamente al tratamiento antifúngico pero éste falla en prevenir futuras recidivas. La mayoría de las mujeres con CVVR no presentan factores predisponenentes conocidos.

noticia1 9

2.2.2.-Balanitis (o balanopostitis) por Candida: es una erosión superficial, con zonas eritematosas o pseudomembranosas en la zona del glande o en el surco balano-prepucial.

2.3.-Mucosa digestiva

Involucra esófago, estómago e intestino La afección esofágica puede ser parte del afta que se inicia en la boca. Puede aparecer en pacientes tratados con ATB, corticoides, con diabetes, SIDA o irradiados. Por endoscopía se observan lesiones similares a las aftas.

Los síntomas clínicos más frecuentes son disfagia, dolor retroesternal, hemorragia gastrointestinal, náuseas, vómitos, aunque el cuadro puede ser asintomático. El estómago es el segundo sitio más frecuentemente atacado. La infección gástrica puede manifestarse como un afta, pero más frecuentemente se produce una úlcera en la mucosa.

 2.4.-Mucosa bronquial

Es más frecuente que la Candidiasis pulmonar. Se presenta con tos y los signos físicos corresponden a los de una bronquitis con estertores húmedos y las radiografías muestran un tipo no específico de engrosamiento peribronquial.

 2.5.-Candidiasis mucocutánea crónica

El término describe un síndrome infeccioso raro y heterogéneo que afecta a niños con diversos defectos genéticos (generalmente deficiencia en la inmunidad mediada por células) o por iatrogenia que produce desbalane de la microbiota ,como ya se expuso. Las manifestaciones clínicas comienzan frecuentemente en los primeros años de vida como un eritema en piel que evolucionan a lesiones hiperqueratósicas y en la mucosa bucal con los cuadros clínicos característicos de muguet, glositis, queilitis, onixis, perionixis, infección de grandes y pequeños pliegues producidos por Candida.

 3-Candidiasis Profunda o Invasiva

La frecuencia de la candidiasis invasiva ha aumentado dramáticamente en los últimos años. Estas infecciones están asociadas a una alta mortalidad, por lo que se hace vital un diagnóstico precoz y específico para tratar oportuna y efizcamente de acurdo a la información clínica y micológica.

 4.- Enfermedad alérgica:

Algunos pacientes presentan cuadros alérgicos por sensibilización a los antígenos de Candida. Esta reacción incluye eczemas, gastritis, enteritis u otras manifestaciones clínicas. Pueden verse lesiones vesiculosas en piel que se localizan en espacios interdigitales de manos y pies y otras localizaciones que por lo general son estériles. Estas lesiones normalmente desaparecen cuando la infección a Candida (cualquiera sea su localización, generalmente distante) se cura.

Sintomatología más frecuente de candidiasis. 

Pocas enfermedades son tan polifacéticas y solapadas que ésta.

Los síntomas involucran todos los órganos y sistemas corporales y comprenden también la esfera síquica a través de sus toxinas y patologías varias.

Muchas personas con candidiasis son tratadas como pacientes hipocondríacos,      deprimidos y/o ansiosos. Parte de esto, es debido a que, normalmente, la candidiasis se relaciona únicamente a los síntomas propios y localizados que crea la infección. Por ejemplo, en la candidiasis vaginal sólo se contemplan los síntomas localizados en la vagina; con una candidiasis oral, se presta atención sólo a la boca y, los tratamientos son locales.

Debido a que el punto de partida de la infección es el tracto digestivo, generalmente los síntomas comienzan por ese punto. Cuando la candida prolifera en el intestino puede cambiar su anatomía y fisiología. Esto quiere decir que puede dejar de ser una levadura y convertirse en un micelio fungal. Se sabe que las cándidas son organismos dimórficos y pueden existir en estas dos formas. En su estado de levadura no es invasiva, mientras que en estado fungal produce rizoides (o raíces muy largas) altamente invasivas que pueden penetrar en la mucosa. Esto puede causar una excesiva permeabilidad de la mucosa intestinal, permitiendo la introducción a la sangre de sustancias (toxinas, proteínas mal digeridas, etc) que pueden actuar como antígenos alterando severamente el sistema inmunitario. Por otro lado, una excesiva permeabilidad intestinal puede, a su vez, deteriorar los receptores nutricionales celulares, favoreciendo la malabsorción y, dando como resultado, una desnutrición.

Se sabe, también, que las cándidas en su estado fungal pueden producir 79 productos tóxicos, por ejemplo, etanol, formaldehído, etc, pero entre ellos el más abundante es el acetaldehído. Esta sustancia altamente tóxica es producida por las cándidas al convertir el azúcar en alcohol. Parte de los efectos del acetaldehído son:

1.-Formación de sustancias vasoactivas, como la adrenalina, produciendo síntomas como nerviosismo, pánico, miedo, taquicardias y sofocos.

2.-Interferencia con los receptores de la acetilcolina, importante para la memoria y el sistema nervioso.

3.-Producción de histamina, y por lo tanto, inflamación en cualquier parte del cuerpo.

4.-Bloqueo de enzimas metabólicas, lo cual puede llevar a bloqueos en la formación de neurotransmisores, por poner un ejemplo.

5.-Destrucción de la vitamina B6, la cual es importante para la protección de las membranas mucosas, el fortalecimiento del sistema inmunitario, el equilibrio del sistema hormonal y la producción de ácido clorhídrico y enzimas digestivas.

6.-Depresión del sistema inmunitario.

7.-Destrucción del glutatión y la cisteína, necesarios para desintoxicar el organismo.

8.-Reacción con la dopamina, lo cual puede causar depresión, insomnio e incapacidad de respuesta ante el estrés.

Por otro lado, las Candidas encajan en los receptores hormonales de las células compitiendo con hormonas, pero también pueden crear receptores de nuestras propias hormonas en sus superficies. Esto puede causar un bloqueo y desequilibrio del sistema hormonal y un sinfín de problemas como síntomas premenstruales, infertilidad y endometriosis, entre otros.

Algunas levaduras como la Cándida krusei y la C. parapsilosis producen tiaminosa (una enzima) que destruye la vitamina B1. La falta de esta vitamina puede producir síntomas como irritabilidad, dolores musculares, falta de concentración, dolor de estómago, estreñimiento y taquicardias.

También previene la conversión de la vitamina B6 en su forma activa, piridoxal-5-fosfato. Esto puede causar síntomas como retención de líquidos, depresión, irritabilidad, temblores musculares o calambres, falta de energía y piel muy seca.

Debido al grado de toxicidad en el que se encuentra el paciente con candidiasis, el hígado tiene que filtrar una gran cantidad de químicos. Para que esto ocurra, las dos fases de desintoxicación de este órgano, la fase 1 y 2, requieren nutrientes como el zinc, selenio, cobre, magnesio, vitaminas B y C, glutatión, sulfuro, glicina y ácidos grasos esenciales, que debido a la mala absorción intestinal es muy posible que no se encuentren en las cantidades necesarias para que la desintoxicación se lleve a cabo correctamente. Este proceso de autointoxicación puede agravar el estado del paciente con candidiasis crónica cuando se encuentra en presencia de perfumes, humos u otros químicos inhalantes.

Los síntomas más comunes en pacientes con candidiasis crónica, que normalmente no han sido diagnosticados son:

  • Fatiga
  • Malestar general
  • Dolores de cabeza
  • Distensión abdominal
  • Diarreas y/o estreñimiento
  • Indigestión
  • Ardor estomacal
  • Deseo de comer carhohidratos (dulces, pasta, pan, etc)
  • Depresión
  • Mareo
  • Sensación de resaca por las mañanas
  • Dolor de articulaciones y músculos
  • Molestias vaginales (picores, irritación, heridas, secreción vaginal, etc)
  • Retención de líquidos
  • Insomnio
  • Infecciones crónicas
  • Alergias
  • Picor anal
  • Afonía
  • Congestión nasal
  • Ahogo
  • Problemas de uñas
  • Molestias oculares y de oídos
  • Las enfermedades y desequilibrios relacionados con una candidiasis crónica son:
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis
  • Síndrome del intestino irritable
  • Artritis reumatoide
  • Lupus
  • Asma
  • Psoriasis y eccema
  • Sinusitis
  • Esclerosis múltiple
  • Fibromialgia
  • Síndrome de la fatiga crónica
  • Hipotiroidismo
  • Hipoglucemia
  • Depresión y estados de ansiedad
  • Anemia
  • Acné
  • Urticaria
  • Alergias
  • Autismo y trastornos de conducta

 Diagnóstico de laboratorio

 Cuando la clínica  es poco clara, se puede recurrir al laboratorio.

1.- Diagnóstico al fresco en el microscopio con KOH.

noticia1 10

2.- Cultivos . En general los hongos y levaduras crecen muy bien en variedad de medios de cultivo. Se usa especialmente el agar glucosado de  Sabouraud a temperatura ambiente.

3.- Sistemas enzimáticos para la identificación de C. albicans a partir de las colonias aisladas en medios convencionales. Detectan dos enzimas que sólo están presentes en C. albicans: ß-galactosaminidasa (MUGAL) y L-prolina aminopeptidasa (PRO). El sistema se ayuda de sustratos fluorogénicos o cromogénicos. Para la lectura del metabolito fluorescente necesitamos la utilización de la lámpara de luz UV de 365 nm .

4.- Sistemas inmunológicos:De aglutinación con partículas de látex para identificación de C. albicans

5.- Detección de metabolitos de levaduras y hongos. Como la arabinosa. Se miden en orina de los pacientes junto al resto del Perfil de Ácidos Orgánicos.

 

 Tratamiento de la candidiasis

Si bien como se ha dicho anteriormente, la Candidiasis puede manifestarse en cualquier tejido, debe quedar claro que la Candida es una enfermedad de origen intestinal, donde tiene su hábitat, y de ahí se propaga a otros órganos.  De modo que debe tratarse desde su origen.

El procedimiento terapéutico en caso de infección de Candida descansa en varios pilares:

  •  Lucha contra el hongo por medio de antimicóticos tópicos.
  •  Nutrición correcta (dieta antimicótica).
  •  Reactivación de la microbiota benéfica..
  •  Procedimiento inmunomodulador inespecífico.
  • Higiene bucal (desinfección de la dentadura, desinfección del cepillo de dientes, etc.)

 1.-Antimicóticos.

1.1.- La administración de antimicóticos clásicos con acción tópica, como la nistatina, está exenta de peligro. Sólo en caso de sobredosis están descritos efectos secundarios sistémicos. Se debe realizar una administración de al menos 3 semanas. En infecciones persistentes de candida en mujeres y en niños autistas, se recomienda periodos de tiempo de administración de hasta 6 meses.

Otros antimicóticos como los   azoles y triazoles, deben usarse con precaución y controlando niveles de toxicidad hepática. De entre ellos el más usado por su baja toxicidad es el Fluconazol.

1.2.- Los antifungales naturales, biológicos, incluyen:

Ajo  – Uva ursi – GSE ( extracto de semilla de pomelo) – MCT  ( ácidos grasos de cadena corta como el ácido caprílico)  – Oreganol o aceite de orégano.

Debe tenerse en cuenta que la “matanza” de la candida genera una reacción denominada die-off que no es otra cosa, que la destrucción masiva del patógeno y la consecuente sobrecarga intestinal y sanguínea de sus desechos tóxicos. Puede contrarrestarse usando carbón activado, con lo que se acelera el tránsito intestinal de los desechos. Esta reacción es de corta duración y generalmente, va acompañada de un rápido alivio. Durante la misma puede haber diarrea explosiva, aumento de los trastornos conductuales, dolor abdominal, calofríos, y otros síntomas de la esfera neurovegetativa.

2.- Dieta antimicótica.

Imprescindible para el éxito a largo plazo de toda terapia antimicótica es la observación de una forma consecuente de alimentación. Lo ideal es realizarla antes de iniciar terapia farmacológica para disminuir el die-off, por debilitamiento previo de la candida al privarla de alimento.

 Resulta decisivo evitar todo azúcar de cadena corta, incluyendo azúcar moreno, azúcar de caña, puré de pera, sirope de arce, fructosa, maltosa, además de todos los hongos y alimentos que fomenten los hongos. Incluso sustancias sustitutivas del azúcar, como la maltodextrina o el caramelo, deben evitarse. Especial cuidado debe tenerse con el jarabe de maíz de alta fructosa, con que se endulza la mayoría de los productos manufacturados.

Una alimentación sin azúcares implica la renuncia a casi la totalidad de los alimentos preparados. Tanto en la mayoría de las conservas, como en otros alimentos, se incluye el azúcar como conservante. Producen un efecto fatal las bebidas artificiales: bebidas de cola, refrescos, gaseosas. Naturalmente, se debe evitar el chocolate, las tradicionales pastas, galletas y pasteles. La fructosa suministra asimismo un medio de cultivo favorable en caso de infección de candida. Las frutas dulces, en especial plátanos, peras y frutas tropicales no son, por ello, adecuadas. Pueden representar una alternativa el pomelo o la manzana ácida.  La única “alternativa dulce” es la stevia y en algunas personas puede usarse la sucralosa. Los otros edulcorantes no están permitidos por su alta toxicidad ( aspartame, sacarina,ciclamato)

Fibra.

El abastecimiento de fibras es conveniente por numerosas razones:

favorece el tránsito estomacal-intestinal. Además, se conoce un efecto sobre la pared intestinal similar al de una escoba: mediante esto, “se barren” en cierto modo los hongos.

Debe tenerse especial cuidado en no irritar más aún la mucosa intestinal que recordemos se encuentra con una permeabilidad aumentada producto del daño que produce la disbiosis intestinal.

Agua.

Se debe mantener una ingesta apropiada de agua filtrada, libre de metales pesados(mercurio, plomo), tóxicos (arsénico) y gases como el cloro o el flúor. La cantidad suficiente para ayudar a la detoxificación. ( 2 litros mínimo, según edad y actividad, entre otros factores)

3.- Fortalecimiento de la flora benéfica.

 Resulta imprescindible el restablecimiento de la microbiota dañada o insuficiente. Para ello  se usan diferentes cepas de probióticos como Lactobacilos, levaduras competitivas como Sacharomyces boullardii, bifidobacterias y otras. Todas ellas resultan más eficaces usando además prebióticos como los fructooligosacáridos , que son los alimentos de los probióticos.

La mayor fuente de probióticos es la leche materna, por lo tanto debe prevenirse la disbiosis promoviendo una lactancia materna exclusiva y prolongada, abarcando todo el período de lactancia ( 2 años), en lo posible.

4.- Procedimiento inmunomodulador.

Se puede hacer inmunomodulación usando medicina biológica que va a trabajar regulando el sistema de la gran defensa. Para ello se usan medicamentos homeopáticos reguladores de núcleos vegetales, minerales y animales según se precise.

Se puede hacer inmunomodulación específica además, con inmunoglobulinas intravenosas específicas para candida.

Otra forma de inmunomodular es a través de la dieta, aumentando la Ig A secretora a nivel intestinal, o con terapia de nutrición ortomolecular.

5.- Higiene bucal y del cuerpo

Para evitar reacciones cruzadas y minimizar la portación  del hongo.

Se pueden usar elementos no tóxicos como ionizadores, ozonoterapias y otras técnicas amigables con el cuerpo y el ambiente.

Otras variables a considerar

Es importante tener en cuenta que la candidiasis predispone a otras patologías debido a la alteración de la permeabilidad intestinal y además favorece la proliferación de las otras formas patógenas como bacterias putrefactivas y parásitos.

 Por otro lado, los metales pesados se adhieren a la candida y aumentan la dificultad de eliminarlos.

La ineficacia del tratamiento o el uso prolongado de un único antimicótico conlleva a la formación de formas resistentes y peor aún, a la formación de biofilms, con una gran resistencia. Por este motivo,  los tratamientos deben ser combinados y rotativos.

Sobra decir, que una vez hecho el diagnóstico o ya teniendo la sospecha, idealmente deben minimizarse o eliminarse todos los factores predisponentes dentro de lo posible.

Durante el tratamiento debe monitarizarse estrechamente la condición nutricional para evitar deficiencias y excesivas pérdidas ponderales.

Es necesario en la mayoría de los casos, administrar además enzimas digestivas como soporte a la función digestiva.

TRATAMIENTOS SENCILLOS DE LAS CANDIDIASIS EXTERNAS:

Para comenzar, en caso de micosis externa ( dedos de los pies, manos ó boca) se puede tratar con una solución de agua oxigenada y bicarbonato sódico en agua.

Mezcle en un vaso de agua tibia ( alrededor de 300 ml.) una cucharadita de  agua oxigenada al 10% y una cucharadita de bicarbonato sódico.

Enjuágese la boca con esta mezcla durante un minuto, haga gárgaras, escupa y finalmente enjuagues la boca con agua .

A lo largo de este proceso, el agua oxigenada cumple su función de desinfectante y es descompuesta rápidamente en oxígeno y en agua por la catalana (enzima que se encuentra en la saliva).

Esta operación debe repetirse durante varios dias hasta que desaparezca la micosis.

En caso de infección VAGINAL, puede utilizar para la inflamación de la parte externa una pomada de oxido de zinc. En caso de micosis vaginal profunda, comience utilizando el enjuague cada noche con una solución de extracto de semilla de pomelo y tres gotas de árbol de té durante una semana, introduzca luego unos óvulos que lleven probióticos para que la flora vaginal empieza a repoblar… (hay óvulos naturales que llevan distintas formulas, visita www.herbolariolaboticanatural.es

Para los  pies, aplique en los dedos una solución concentrada de agua oxigenada y bicarbonato sódico y luego aplique una capa de tintura de propóleo mezclado con dos gotas de árbol de té. Y  por ultimo aplicar una pomada de oxido de zinc. Y como los hongos también están en los calcetines y zapatos…. Eche en estos talco borricada.

Para las uñas: lime ligeramente la uña infectada y aplique unas pequeñas gotas de árbol de té. Introduzca la parte afectada en agua oxigenada y vuelva a poner el árbol de té. Deje secar. Hacer esto tres veces al día.

Resumiendo:          Tomar tres medidas a seguir …..

LA PRIMERA, consiste en adoptar un régimen alimenticio exento de azucares simples (sacarosa,glucosa,maltosa y lactosa) y de levaduras (pon,cerveza,etc..) pero rico en ajo, cebollas y crucíferas. Consumir el maximo de alimentos ricos en acido caprílico. Evite consumir quesos muy maduros y los que llevan moho

LA SEGUNDA, consiste en doble el tubo digestivo con una flora probiotica inhibidora de la flora fúngica. Utilice productos gastroresistentes para que no pierdan su efectividad. Visite www.herbolariolaboticanatural.es

LA TERCERA, consiste en utilizar complementos alimenticios ideales para este tipo de dolencia… tales como el aceite esencial de oregano, semilla pomelo, ajo, propolis, etc,….. visite www.herbolariolaboticanatural.es y encontrará multitud de ellos.

Se recomienda siempre acudir médicos, a asesores y terapeutas experimentados antes de efectuar este tercer modo. 

Ejemplo de dieta a seguir para cuando la cándida nos ataca………

Desayuno:

  • Tomar solo como fruta una manzana madura de la estación, pelada.
  • Tomar torta de arroz integral o de maíz bajos en sal, o pan de flores.
  • Tomar tofu para untar o salchichas vegetales sin trigo o queso o yogures de soja sin azúcar añadido y sin zumo de frutas o huevo rico en Omega 3 o jamón serrano ibérico o pavo asado.
  • Tomar alguna infusión o té verde o café natural (no torrefacto), sin leche ni azúcar.

Comida:

  • Tomar una porción pequeña o mediana de ensalada vegetal (solo vegetales frescos de temporada).
  • Tomar pescados (blancos o azules) ni fritos ni rebozados, carnes de ternera o pollo o pavo o conejo (siempre sin piel y eliminando la grasa). No usar fritos o aceites de girasol, maíz o soja.
  • Siempre acompañar con verduras de estación, pero eliminar patata, zanahoria, remolacha, calabaza, calabacín, y boniato.
  • Algún día entre semana se puede tomar alguna legumbre y/ó arroz integral, siempre cocinado solo con verduras.
  • No tomar postre. !!

Cena:

  • Tomar una porción de ensalada o gazpacho (sin pan) o puré de verduras (sin patata) o sopa de verduras o verduras salteadas.
  • Tomar pescado o huevo (no fritos) o pasta de arroz (algún día), o hamburguesas de soja (sin trigo), o filete de pollo a la plancha.
  • Si tiene apetito a media mañana y a media tarde puede tomar una rebanada de torta de arroz o pan de flores, media manzana o manzana pequeña, 3 nueces recién peladas o jamón ibérico o tofu para untar.
  • Eliminar de la dieta todos los azucares, edulcorantes y todos los alimentos que los contengan añadidos (ver etiquetas), zumos de fruta envasados.  Solo usar aceite de Oliva virgen extra.
  • No tomar ningún tipo de pan con levadura, galleterías o algún alimento que lleve levadura. No tomar setas, champiñones...etc.

Bibliografía:

- Cervera H., Cala.  Candidiasis crónica. El Sindrome oculto del siglo XXI.  Robin Book.

 - Kibbler CC, Mackenzie DWR, Odds FC. (1996). Principles and practice of Clinical Mycology. John Wiley & Sons Ed., Chichester, England.

 - Kurtzman C.P., Fell J.W. (1998). The Yeasts, a taxonomic study. Fourth edition. Elsevier Science B.V., Amsterdam.

 - Kwong-Chung K.J., Bennet M.D. (1992). Medical Micology. Lea & Febiger. Philadelphia -

 - Pontón J. El diagnóstico Microbiológico independiente del cultivo en la Candidiasis Invasora. Importancia de los marcadores fúngicos. Rev Iberoam Micol 2006; 23: 20-25.

 - Pontón J y Del Palacio A. Diagnóstico precoz de las micosis por hongos levaduriformes. Rev Iberoam Micol 2007; 24: 181-186.

 - Rippon J.W. (1990). Micología Médica. Hongos y Actinomicetos patógenos. Tercera edición. Interamericana Mc Graw-Hill., México.

 - Yeo SF, Wong B. Current status of nonculture methods for diagnosis of invasive fungal infections. Clin Microbiol Rev 2002; 15:465-484.


Aceptamos tarjeta de crédito

Aceptamos tarjeta de crédito

Paga con PayPal si lo prefieres

Paga con PayPal si lo prefieres

Pago de forma 100% segura

Pago de forma 100% segura

Envíos inmediatos

Envíos inmediatos

 CONTACTO
 x 
Carro - 0,00 €

  • Carro vacío